You can enable/disable right clicking from Theme Options and customize this message too.

Book Online

* Please Fill Required Fields *

Los bordes del cuadro como referencia

Cuadro, Relación de formato / No Comment / 11 junio, 2019

Debido a su gran influencia, los bordes del cuadro tienden a actuar como el punto de referencia perceptivo de las líneas horizontales y verticales de la imagen. La cámara debe estar nivelada para que la línea del horizonte y el resto de líneas horizontales se encuentren paralelas al borde inferior del cuadro y las líneas verticales paralelas a los bordes laterales, a menos que se desee obtener un plano inclinado(plano a la holandesa). Si la cámara no está nivelada, cualquier desplazamiento producirá un aumento o disminución en la distorsión de los elementos verticales y horizontales.

Debido a nuestra constitución biológica -la interconexión constante entre el oído interno y el ojo nos permite guardar el equilibrio y mantener la vertical- los planos inclinados con las verticales muy desplazadas pueden producir un efecto visual molesto. En una secuencia del Third Man (El tercer hombre), 1949, Carol Reed utiliza planos inclinados de rostros escudriñando a través de puertas y ventanas, para crear una atmósfera de inseguridad y sospechosa. Con ello refleja la ansiedad del protagonista en su búsqueda de un extremo a otro de Viena, en donde sospecha que suceden cosas misteriosas que escapan a su conocimiento.

En la serie de televisión The Franchise Affair, todas las secuencias retrospectivas se grabaron en blanco y negro con planos inclinados, para dotarlas de una identidad propia y diferenciarlas del relato principal. En Batman, las secuencias de acción se realizaron con planos inclinados, no sólo para ajustarse al estilo de las ilustraciones del cómic original, sino para proporcionar un mayor dinamismo a la composición.

Recorrido visual por el cuadro

Aunque perceptivamente se capta un amplio campo de visión, solo se resta atención a un pequeño segmento del mismo. El ojo precisa realizar continuamente pequeños movimientos para analizar un objeto, de manera similar a como seguimos, palabra por palabra, el texto de una página.

En los países occidentales, el texto en una página está estructurado de forma que permite leer la información que contiene siguiendo la secuencia correcta. Comenzando en el extremo superior izquierdo de la página hasta el extremo inferior derecho, no hay posibilidad de error en el recorrido que debe seguir el ojo. Sin embargo, no existe un procedimiento similar para analizar un objeto o una imagen, a menos que se haya establecido, deliberadamente, un recorrido perceptivo que canalice el movimiento visual a lo largo de la trayectoria preconcebida.

Para “conducir” el ojo a través de la imagen es necesario establecer un punto de partida y un final en la composición. En las tomas con indicadores de perspectiva acentuada, la solución más común es por medio de una serie de zig-zag, utilizando un camino, un rió, un muro, etc…, que estén conectados a la base del cuadro. Con ellos la atención del ojo se dirigirá hacia el motivo principal, para relacionarlo luego con otro elemento visual que le devuelva a la posición de partida. Para inicial el recorrido es necesario establecer una zona que atraiga inmediatamente la mirada, para conducirla más tarde al motivo principal. La “entrada” a la composición no debe ser demasiado dominante visualmente, ya que si así fuera competiría en interés con el motivo principal.

La disposición de objetos pequeños y grandes, luces y sombras en los bordes, combinación de colores, etc., pueden actuar como guías visuales alrededor de la imagen. La exigencia fundamental que deben cumplir es la de dirigir la atención hacia el motivo principal, realzando su posición antes de iniciar un nuevo recorrido. Una composición bien diseñada descubrirá nuevas curiosidades visuales en una segunda e incluso una tercera pasada. Si el recorrido visual principal a través de la composición constituye la “melodía” de la obra, los elementos secundarios del diseño constituyen la variación y variedad del tema principal.

Las líneas horizontales acusadas constituyen una barrera transversal en el cuadro que precisa de un método visual para “saltarla”, impidiendo así la división del cuadro en secciones. Un árbol o cualquier otro elemento vertical permitirá que la vista se desplace de un lado a otro de la imagen.

La salida visual de la composición no tiene que coincidir con el punto de partida, pero puede ser, por ejemplo, un punto luminoso que dirija la mirada hacia el infinito. Se deben evitar las salidas visuales que dejen la mayor parte del cuadro sin explorar. El diseñador de un laberinto intenta que el visitante necesite hacer varios recorridos antes de que se descubra el centro y una vez allí busque la salida. Una imagen bien diseñada tiene una entrada visual, un motivo principal y varios caminos hacia la salida. Para conseguirlo, los elementos principales pueden disponerse en forma de pirámide, produciendo una composición fuertemente unificada o en círculo, que, como el clásico símbolo de unidad, tiene la ventaja de unificar y simplificar la composición. Con ello se mantiene la mirada dentro de los límites del cuadro. En composiciones más dinámicas, las formas irregulares proporcionan un movimiento visual más variado y asimétrico.

Un recorrido bien estructurado evita, ademas, que la vista se acerque demasiado al borde del cuadro, para que las conjeturas sobre lo que habrá fuera de él no distraigan la atención.

Leyendo de izquierda a derecha

El control del movimiento visual para leer el texto de una página se efectúa de izquierda a derecha estructurándolo en líneas y párrafos. Culturalmente, la costumbra de leer de izquierda a derecha está tan arraigada, que los lectores occidentales cuando miran una obra pictórica, una película o una obra de teatro, intentan examinarlas de izquierda a derecha. Es algo que debe considerarse cuando se monta una escenografía.

Leave a reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar